portadawebcolefc

Acceso

Lunes, 07 Agosto 2017 07:38

Del pajero a los eSports... y vuelta al pajero - Artículo de Opinión Narciso Rguez. Hdez., col. nº9178

“Del pajero a los eSports... y vuelta al pajero”

Buenos días, lectores. Primero que nada quisiera presentarme para aquellos que no me conocen, que serán la mayoría seguramente.

Soy un profesor de Educación Física nacido en La Palma, o de “Gimnasia” que es como realmente quiero -en esta ocasión- que me llamen. Recuerdo cuando  en mi pueblo natal se creó el Colegio de EGB, y siendo niño me entregaban el horario de principio de curso. Lo primero que miraba eran los días de la semana que tenía la clase de Gimnasia. En mi caso, no me he podido olvidar nunca de un profesor que nos inició en el atletismo y en el baloncesto, entre otros deportes, pero que la mayoría del tiempo lo dedicaba a enseñarnos  habilidades gimnásticas. Su nombre es Pedro Hernández Cabrera, y por el año

1976 comenzaba a convertirse en uno de los mejores árbitros de baloncesto del mundo, y terminaría siendo uno de los cinco mejores de la historia del baloncesto español. Corrían tiempos difíciles en España, pero a la vez muy bonitos. 

Mi relación con el deporte se limitaba a esas clases, y a oír Carrusel Deportivo los domingos por la tarde en una pequeña radio que había en mi casa; con ello supe pronto que ese era mi mundo. Un día, incluso, tuve la osadía de decirle a mi padre que si podía ir a entrenar con el equipo de fútbol del pueblo, a lo que  me respondió diciendo: “Tienes que echarle de comer a la vaca y en tus ratos libres ayudarme a cuidar las plataneras. Eso de ir a jugar a la pelota mientras yo trabajo de sol a sol,  ni hablar”. Lógicamente, con esas palabras se dieron por zanjadas nuestras diferencias.

Los años fueron pasando, pero el mundo del deporte me seguía llamando. No sabía en qué lugar ni cómo, pero sentía atracción por él. Finalizo el Bachillerato,   y me planteo estudiar en el INEF de Madrid, pero circunstancias económicas hacen que me tenga que conformar con estudiar Magisterio en Santa Cruz de Tenerife. Fueron años de grato recuerdo. Es más, el último año comienzo a alternar mis estudios de maestro con los entrenamientos para superar las  pruebas de ingreso al Instituto de Educación Física de Canarias (hoy, Facultad de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte). La constancia en los entrenamientos hicieron que superase dichas pruebas con enorme facilidad, y que, por fin, pudiese entrar en el mundo que yo quería. Desde el primer momento supe que ese era mi lugar, y la ilusión con la que iba a clase cada día nadie me la puede negar.

Por aquella época era un joven de 21 años, y esa ilusión me ha acompañado durante los siguientes 30 años de mi vida. Han sido años en los que he trabajado  como monitor de campamento y actividades extraescolares, docente de Educación Física en Primaria y en Secundaria, etc. y en todos esos lugares siempre he intentado implementar juegos, actividades físicas y/o deportes desde un punto de vista lo más educativo y atractivo posible. He dedicado mi labor como docente a crear hábitos saludables en mi alumnado. No he escatimado  tiempo personal para que el mismo y la sociedad que me rodea se enganchen a la práctica diaria de actividad física en su tiempo de ocio: si he tenido que coger la “raspadera” para marcar un circuito de cross, la he cogido; si hacía falta marcar los campos de bádminton o de baloncesto para que las prácticas deportivas del alumnado fueran más atractivas, me he convertido en pintor; si  hacía falta crear un grupo humano para poner en funcionamiento la “1ª Gran Canaria Maratón”, pues ahí me han tenido también; y si he tenido que dejar de lado las relaciones con los compañeros de trabajo durante el tiempo de recreo, porque el alumnado deseaba entrar al pabellón a jugar, no lo he dudado ni un momento. Mi apuesta siempre ha sido la misma: “crear la necesidad de práctica diaria de actividad física y deportiva en las personas que me rodean”.

Sobre este último asunto les podría contar múltiples anécdotas. Una de ellas me ocurrió hace un par de años cuando me llevé a un grupo de alumnos y alumnas a practicar snorkel a la playa de Las Canteras en una maravillosa mañana del  mes de septiembre. Cuando íbamos a entrar al agua se acercó un Policía Local a mi alumnado y le comentó: “Tengan cuidado con los lugares donde les mete este profesor.

A mí me llevó de Acampada a Garafía, me metió dentro de una cueva reptando, y desde aquel momento gran parte de mi tiempo libre lo dedico a hacer espeleología”

Anécdotas aparte, voy al tema que nos atañe. Y no es otro sino la tristeza que me envuelve cuando veo que por decisiones políticas, todos esos hábitos de vida  saludable que he ido creando a lo largo de muchos años y que me consta, también desarrollan mis compañeros de profesión, podrían caer por los suelos si el Gobierno de Canarias decide incluir a los e-sports dentro de la Ley Canaria del Deporte. De hecho, el mismo Presidente del Gobierno de Canarias ya se ha manifestado a favor de dicha inclusión, y dentro de la propia Facultad de Educación Física y Deportes de Canarias nos encontramos con el ex-árbitro de Baloncesto Internacional, Miguel Ángel Betancor, que ha manifestado públicamente ser partidario de que dichos videojuegos adquieran la categoría de “deportes” y que se regulen en dicha Ley, e incluso, se atreve a proponer que se  organicen competiciones escolares de los mismos, y que formen parte de las clases de Educación Física a lo que, como podrán ir deduciendo, me niego. 

¿Qué diferencias encuentro entre aquel ex-árbitro de baloncesto llamado Pedro Hernández Cabrera, que nos organizaba campeonatos de cross, campeonatos  de gimnasia, torneos de tenis de mesa, muchas de las veces durante su período de descanso, y este otro ex-árbitro llamado Miguel Ángel Betancor? Pues la respuesta es muy sencilla. Al señor Hernández Cabrera le ilusionaba que los alumnos practicásemos actividades físicas atractivas durante nuestros ratos de ocio; y al señor Betancor deduzco que claramente, hoy en día, le mueven otros  intereses para mi sorpresa. 

Pero si les quiero decir, alto y claro, a los defensores de la inclusión de los esports en la Ley Canaria del Deporte que, por favor, no tiren piedras encima de la labor que el profesorado de Educación Física viene realizando durante más  de dos décadas. Ni se imaginan la “lucha” diaria que tenemos para que nuestros alumnos dejen el móvil a un lado y se ilusionen con la práctica diaria y saludable de actividad física. Y las competiciones de videojuegos, por mucho que lo analizo, ni fomentan la salud ni trasmiten valores sanos. Les animo a que sigan una competición y valoren por ustedes mismos.

Yo, por si acaso, voy a ir arreglando el pajero (término utilizado en La Palma para referirse a un alpendre) de las vacas de mi padre. Si los e-sports van a formar parte de la asignatura de Educación Física, me compro una vaca y dedico mi tiempo de ocio a cuidarla. 

 

Narciso Rodríguez Hernández, colegiado nº 9178. Profesor de Educación Física de Secundaria.

 

 

·         Entrenamiento Personal

·             Lovcross

·             Actividad Física durante el Embarazo

·             Actividad Física en el Postparto con bebés. 

·             Suelo Pélvico e Hipopresivos

·             Pilates

·             Zumba Fitness

·             STEP

·             GAP

·             Entrenamiento Funcional

·             Tonificación

·             Psicomotricidad Infantil e Iniciación a la escalada de 1-6 años

·             Baile y Circuito Motriz para niños/as 1-12 años

 

·         Servicios de la empresa / proyecto / actividad:

·         Embarazo y Recuperación Postparto

·         Masaje Infantil y Estimulación Temprana

·         Charlas y Talleres

·         Excursiones 

·         Salidas en Familia

·         Entrenamiento Personalizado

·         Actividades Lúdicas 

·         Parking Gratuito

Visto 1267 veces

Imagen SEDES Actualizada